martes, 24 de febrero de 2009

Lo que no suceda

Lo que pasa es que el dilema es en sí un estóico monumento a la discordia cerebral. Claro que si te tratara de explicar el color naranja nos saldría más barato, saldríamos todos por la tangente y evitaríamos la disyuntiva que tan recta se nos estaba pintando tras el velo de alquitrán que nos acaricia la mirada. Es como, desayunar con whisky, hay gente que lo encuentra inconcebible, pero ¿por qué?. Por el sólo hecho de respetar una barrera temporal; inconscientemente colectiva: ¿Se supone entonces que afanándonos al brote de impersonalidad debemos pues agachar la mirada como el borrego a medio morir? Lo que sucede es que hay gente que de plano no lo hace, y de sólo imaginarlo, lo encuentra a uno abominable, como el hombre de las nieves.

La necesidad nos atora los dedos contra la puerta del apremio, es andar descalzo por la noche de la necedad y pegarse en el dedo gordo con el mueble del no-futuro. Duele a madres. ¿De verdad crees que tanto movimiento agote las instancias para el sarcástico machucón de consciencia? Es que en serio, no puedo visualizar el disfraz dentro de tanto entuerto, con aplicaciones de cromada indiferencia.

Siempre hay un detonador, algo o alguien que hace explotar el vicio, como petardo de fiesta pueblerina, de todas maneras, siempre está el peligro de salir chamuscado por el fuego amigo, ó, por otra parte, hacer lucir el cielo tan colorido como cualquier andante medieval lo quisiera haber visto ó, incluso, imaginado. Es que es eso. La estrechez de mente, eso te pinta más demente que cualquier atavío obseno en carnaval. Lo corto del alcance de los dardos ya sin tino en las ideas muy vacías, son precisamente esas y no otras, las cosas por las cuales no podemos acceder al consenso democrático, a la cama de la dama o al progreso humanista.

Mientras tanto, lo que no suceda no lo sabremos, porque por supuesto, lo que nos interesa es lo que sucede, aunque éste hecho que sucederá, sea ése y no otro, es cuestión de enfoques, es preguntarse lo mismo, sabiendo que no hay respuesta. Pero, el que no se cuestiona, no se sabe responder.

7 comentarios:

jess dijo...

Lamentablemente, no contamos con un Sócrates que nos ayude a liberar el conocimiento interno a través de la Mayeútica.

Ni un oráculo que nos de las respuestas correctas.

Peeero, nos queda siempre nuestro interior.

Las respuestas siempre han estado ahí, es cuestión de saber hacer la pregunta.

"Nosce te Ipsun."

Saludos!

aLba (*) dijo...

siempre hay algo que nos hace explotar...

Angelitta!! dijo...

Cada quien mira las cosas desde su enfoque.. lamentablemente muchos no pueden comprender el enfoque de los demas, y ni siquiera lo intentan!! besos!!!

Lamia dijo...

Si la mayoria de la personas solo se enfoca desde su lado pero la verdad es que todos deberiamos de analizar las cosas desde todos los lugares posible.
Me gusta que hayas elegido esa pintura de Dali para ilustrar el texto creo que queda bien.
No recuerdo el titulo porq supongo q no fui una muy buen alumna en historia del arte pero creo que e la persistencia de la razon o algo que va por ahi.

oNDSKa FLiCKa dijo...

Incluso lo que viene, puede que no suceda... Depende de nosotros hacer que pasen.

Saludos!

★Oyuki ★ dijo...

Sinceramente hay gente que aveses no se mide y nos asen explotar pero como dice mi amiga cuenta asta mil jaja,Saluditos y un lindo dia.



OYUKI

Yo Pretencioso dijo...

jess: Precisamente hoy alcancé a leer en la barda de una secundaria pública: dudar es la fuente del conocimiento. Dudar nos permite conocernos a nosotros mismos, desde el interior como tu mencionas. Resulta difícil conocerse a uno mismo.

Saludos!

aLba (*): Malditos detonadores, benditos sean.

Angelitta!!: Y es aún más difícil cuando uno mismo ni siquiera comprende su propio enfoque.

Lamia: Lo malo es que no todos tienen las puertas de la percepción bien abiertas, solo vemos sombras.

El cuadro es: La persistencia de la memoria, Dalí es brutal.

oNDSKa FLiCKa: Detonando los hechos es más divertido, como tú dices, depende de nosotros.

★Oyuki ★ : 1000 es mucho, pero habrá que intentar. Chido día también.
Saludos!