lunes, 15 de diciembre de 2008

Todo está bajo control

Hay que aventarse de espaldas por la resbaladilla, correr con las agujetas desabrochadas, comer lombrices y aventarse al mar sin saber nadar. Te vas a dar cuenta de que en efecto, no pasa nada. La vida es un simple y vano pretexto para conservarte en pie y desayunar omelette. Siempre he visto a la vida como al dinero, hay que gastárselo todo y a manos llenas, para mamadas nada mas abajo del ombligo, de todas maneras no me voy a llevar nada de esas 2 cosas tras mi muerte.
Ser conservador no es lo mío, ni me las doy de Juan Camaney, pero el hecho es que me la paso mejor extorsionando a la vida que mimándola, soy un cabrón de excesos, de excesos cabrones. Nunca he sabido decir suficiente, basta, hasta aquí. El caos es algo que me excita. Siempre me he metido en los callejones oscuros del valemadrismo y en los cabarets nostálgicos del ya me cargó la chingada. Me divierte la kermesse de la vida, con sus indignados algodones de azúcar en quiebra y con las riquezas ofensivas de la montaña rusa a ciegas.

El hecho es que por azares de mi sinrazón me ha tocado dormir en el Four Seasons de países de primer mundo y en la banca de una parada de camión de la Balbuena. Sólo así se aprecia el trance, y no me refiero a apreciar las cosas, esas valen madres -pero como ayudan-. Me refiero más a la experiencia, a esa experiencia de conocer a tíos que son la onda, a mujeres locas tan locas que embriagan los placeres e igualmente a ojetes que les deseo la más ardiente de las cloacas infernales esposados a un diablillo calzagrande, jarioso y putón.

Los que me conocen me reclaman la suerte de no mames que me tocó, cuando parece que no puedo estar más hundido en la mierda se me ocurre/aparece algún salvavidas emergente y flotarín que a causa de piruetas propias de Comaneci me depositan de nuevo sobre la superficie y con la gracia de Miss Universo.

Dicen que la suerte se acaba y la vida también, por mí que de paso se acabe el Nesquik que todo eso me tiene sin cuidado, mientras que no se acabe la gana y el murmullo del whisky, todo está bajo control, aunque no lo parezca.

16 comentarios:

NTQVCA dijo...

La primera en decirte, me senti identificada, más por que acabo de hacer lo que acabo de hacer...me a gusto que tenga las cosas bajo control.
¿Es mi alusinación o se cambio el nickname?

palm dijo...

No soy así, pero quiero cambiarme de carril al tuyo.

aLba dijo...

aun asi ... no dejes que esa poca suerte se aparte de tu lado :)

Yo Pretencioso. dijo...

NTQVCA: Es difícil visualizarse así no?, pero al fin y al cabo da gusto. Y sí, contraje el nick, le quité lo de Villamelón porque sólo me llamaban Pretencioso, jaj. Como ves? Saludos!

palm: Sólo pon tu direccional y cámbiate. O no, mejor no, dá el volantazo y aviéntate, se siente chingón.
Saludos!

aLba: No dejaré que ni la suerte ni el whisky se terminen hay que extorsionar a la vida! Está con madre tu blog, nos estamos leyendo. Saludos!

Jonathan dijo...

En un pequeño ensayo contra los No Fumadores, en donde se critica el puritanismo y conservadurismo de esas leyes mundiales antitabaco, la frase más genial no la dice el autor sino el anónimo que escribió la contraportada: "La vida no importa por lo que se cuida, sino por lo que se malgasta".

No fumo, pero odio el exceso de sanitarismo de la banda: desodorantes, cuidado de la piel, productos ligeros, talcos, jabones antibacterias, depilaciones... ¡Cuántas ganas de acabar con lo natural!

Saludines

Yo Pretencioso. dijo...

Jonathan: Si fumo, toda sustancia que se pueda fumar merece un buen toque. Por otro lado, tengo excesos, pero no de sanitarismo, creo que en eso soy average. Digamos que -como comentaban en otro blog- no soy de los que cuidan en exceso la apariencia pero tampoco me baño con jabón foca. No pretendo acabar con lo natural, aunque tampoco me amarro a árboles para su protección. Pero sí me tiro a fondo en otras lides más encantadoras, pervertidoras, seductoras y harto divertidas. Al final, perdóname lo necio, sigo con mi teoría, yo, la vida como el dinero, a malgastarla, es la única forma que yo encuentro para disfrutarla.

PERRO DON dijo...

Vamos con la línea de pensamiento que marcas. Saludos.

PERRO DON dijo...

Al rato salimos a morder a alguien. Perros Veneno.

PERRO DON dijo...

Por cierto, vemos que te cargas un alucine muy escombrista, como que estás dentro de ese rollo escombrista.

Deberías visitar blog escombrismo y darte a conocer con esa banda, igual y hacen algo juntos. Chido. Saludos.

Yo Pretencioso. dijo...

Perro Don: Hey! gracias por pasar, seguro nos vemos en escombrismo!
Saludos!

Lolita dijo...

"Siempre he visto a la vida como al dinero, hay que gastárselo todo y a manos llenas" ... jajajaja

Saludos!
L

Yo Pretencioso. dijo...

Lolita: De todas maneras, cuando me cargue el payaso, no me voy a llevar más segundos de vida ni billetes de a mil, así que por eso trato de acabármelo todo, jaj.

Saludos!

FERONG dijo...

"Todo bajo control", decía un chavo como de 16 corriendo por la carretera al salir de una curva de 90 grados, sangraba abundantemente por la cabeza y cargaba una botella de Wacardí Añejo que buscaba "clavar"... "Todo bajo control", contestó mi pregunta sobre su estado físico después de detenerme porque adelante estaba, inerme ruedas pa'rriba un vocho con otros dos como de 16... Uno de ellos tenía el cerebro expuesto a la intemperie, aún abrazaba el volante.

Yo Pretencioso dijo...

FERONG: Para los que nos aprehendemos estóicos con las yemas de los dedos al volantín loco de la vida, ¿quién dijo que el control no es caótico?
Gracias por darte la vuelta, Saludos!

FERONG dijo...

Son los universos paralelos pachecos, los agujeros de gusano a otro extremo del universo, la serpiente que se muerde la cola, la ironía escombrista de la vida. Muy chido tu blog, te mandamos saludos la banda del escombrismo.

Yo Pretencioso dijo...

FERONG: La ironía escombrista de la vida, eso describe mi último minuto, Saludos!